Mejora tu propuesta comercial

El éxito de las propuestas comerciales depende en gran parte de hacer un buen trabajo previo.

Debemos contar con la información adecuada y saber interpretarla correctamente. Para empezar, hay que segmentar el mercado, identificar posibles consumidores, personas individuales u organizaciones con características, necesidades y preferencias específicas. 

 

Conoce a tus adversarios

Tenemos competencia y debemos diferenciarnos de ella ofreciendo productos adaptados a las necesidades reales del mercado que respondan a los distintos públicos objetivos. Sigue muy de cerca a tus competidores: inscríbete en sus newsletters, sigue sus redes sociales y revisa su web periódicamente.

La segmentación nos ayuda además a identificar oportunidades de negocio. Conocer a tus clientes es el pilar más importante a la hora de adecuar y personalizar una buena propuesta. 

Para la segmentación hay que tener en cuenta diferentes variables:

  • Demográficas: género, edad, localización, etc.
  • Socioeconómicas: renta, ocupación, nivel de estudios…
  • Estilos de vida y comportamiento: Averiguar sus intereses, inquietudes, experiencia y necesidades de uso del producto o servicio es crucial.

 

Multiplica tus oportunidades 

Simplificar la información y ser directos es un aspecto decisivo para aproximarse a nuestro interlocutor. Por eso, compartimos unos consejos básicos para simplificar la oferta: 

  • Capta el interés con el contenido y diseño adecuados, que sea clara y concisa. Ten en cuenta la legibilidad y los elementos visuales que la harán más amena.   
  • Ve directamente al tema en cuestión, menos es más.  
  • Ofrece algunas alternativas, pero no distraigas con todas las opciones posibles o servicios. 
  • Crea propuestas altamente personalizadas, ser capaces de visualizar los retos a los que se enfrentan nuestros posibles clientes y mostrarles la solución pertinente.
  • Habla de soluciones
  • Incluye especificaciones técnicas del producto o servicio, el precio, las condiciones de pago, el servicio técnico del proveedor…
  • Resalta las ventajas. Tanto el que escriba la propuesta tanto como el que la comparta, deben conocer el producto o servicio mejor que nadie y ser capaces de transmitir sus ventajas.
  • Estructura adecuadamente.  Estructurar la propuesta comercial no tiene porqué ser algo rígido y único pero debería contemplar una introducción; retos y soluciones, beneficios; propuesta económica (presupuesto, fechas, plazos…) y una conclusión o cierre al final.

Estar en el momento adecuado

También hay que tener muy presente las fases del proceso de decisión de compra: reconocimiento de la necesidad; búsqueda de información; evaluación de las alternativas; decisión de compra y comportamiento posterior a la compra. Y poder escoger el mejor momento para presentarte como opción puede ayudarte a conseguirlo.

 

Y recuerda no dejar pasar el tiempo. Desde la primera toma de contacto hasta que se lanza la propuesta comercial al posible cliente, no debe pasar mucho tiempo.  

 
 
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas noticias