La economía circular y el renting tecnológico reducen nuestro impacto

¿Somos conscientes de la huella que deja nuestra empresa en el planeta?

El informe Global E-Waste Monitor de 2020 indica que la acumulación de basura eléctrica y electrónica alcanzó 53,6 millones de toneladas métricas (Mt) a nivel global. 

El planeta estableció en 2019 su récord de residuos electrónicos (conocidos como ‘e-waste’ en inglés). Esto supone que, si no se realizan acciones para parar esta tendencia, los datos prácticamente se doblarán para el 2030. 

 

Renting tecnológico, la mejor opción en un entorno de compromiso medioambiental

Como respuesta a una situación que genera una mezcla de concienciación e incertidumbre, comienzan a cobrar protagonismo nuevos modelos de consumo basados en una utilización mucho más racional -y, por tanto, más reducida-, de los activos tecnológicos. Es aquí donde el renting tecnológico se presenta como alternativa a la compra.

Según la ONU: ”La economía circular es un sistema en el que todos los materiales y los componentes se mantienen en su valor más alto, y los residuos no existen”.

En Iberent además de dedicarnos al renting tecnológico de hardware, software y bienes de equipamiento, contribuimos a la economía circular, facilitando la gestión de los equipos obsoletos reciclándolos o introduciéndolos en el mercado de segunda mano.

Efectos para la pyme

El 99% de las empresas europeas son pymes; en España, concretamente el 99,98%. Tomar consciencia y seguir modelos de negocio sostenibles es clave para la contribución de estas medidas medioambientales. 

En una carrera por establecer la sostenibilidad en la cultura de la empresa, el renting se muestra como la mejor opción para todo tipo de empresas, incluso las pequeñas y los autónomos, contribuyendo a la gestión responsable de los residuos tecnológicos.

Además el renting tecnológico ofrece ventajas para pymes y autónomos no solo en materia de sostenibilidad, sino también en fiscalidad.

 

Otras medidas de sostenibilidad en empresas tecnológicas según Forbes

  • Apple: utiliza energías renovables y todo el proceso de producción está diseñado para tener un impacto medioambiental mínimo. 

  • HP: en los últimos años ha reducido su huella de carbono a 1/3. Es más el 30% del plástico utilizado en sus impresoras corresponde a material reutilizado de otros artículos. 
  • Microsoft: incentivan la sostenibilidad tanto de forma interna como externa. Utilizan materiales reciclados y reutilizados. La compañía está poniendo todos sus esfuerzos para ser carbono negativo en 2030. Calculan que en el 2023 el 70% de sus centros de datos funcionará con energías renovables. E internamente, cobran una tarifa por emisiones de carbono, fomentando así que los departamentos sean más sostenibles. Y ese dinero recaudado, lo invierten en iniciativas ecológicas. 
  • Samsung: ha cambiado sus antiguos envases, por reciclados y de origen sostenible. Su objetivo es reciclar 7.500 millones de libras de desechos electrónicos para 2030. 
  • Lenovo: colabora en causas sociales por todo el mundo para concienciar de la importancia de la sostenibilidad. Entre sus objetivos, reducir en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero este 2021. Utiliza el máximo de materiales ecológicos y reciclados y para sus embalajes, caña de azúcar y bambú. 
  • Bookeen: fabrica una línea de lectores electrónicos más sostenibles en las tablets. Además, los productos de Bookeen vienen con un estuche y en la mayoría de veces, están pensados para aprovechar la energía solar para la carga de estos, sin cables y sin electricidad. Es uno de los preferidos de los grupos ecologistas, tanto por su fabricación como por el uso de materiales sostenibles en su fabricación.  
  • Dell: está muy cerca de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 40%. Sus embalajes también son de origen sostenible o reciclados. Incentiva iniciativas sociales y la involucración de sus empleados en éstas. 
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas noticias